El fraude de los medicamentos

Si bien es un privilegio poder vivir en esa parte del mundo en la que tenemos acceso a los medicamentos, y con un simple gesto nos libramos de dolores, malestares o enfermedades, también es cierto que las farmacéuticas no paran de crearnos necesidades para aumentar sus beneficios, a menudo sin considerar los efectos secundarios de la sobremedicación.

Carlos Castilla del Pino, neuropsiquiatra, catedrático de Psiquiatría, ensayista, memorialista y miembro de la Real Academia Española de la lengua contestaba de esta forma:

– “Tal y como avanza el mundo, ¿necesitaríamos todos un psiquiatra?”
– Eso lo ha inventado la industria farmacéutica. A las farmacéuticas les interesa que todo el mundo vaya al psiquiatra porque así todo el mundo toma pastillas. Y como crean adicción, pues se están tomando permanentemente. Es una de las empresas más malévolas que existen… ¡Con todo lo que puedan tener también de positivo! Es decir, hay fármacos que curan y luego hay fármacos que crean dependencia y, a veces, enfermedades. Por ejemplo, la depresión postvacacional. ¿Usted cree que eso es una enfermedad? No es enfermedad sino incomodidad.
– Así que esan creando la necesidad de acudir a la consulta.
– El 80% de la población escandinava está ahora en manos de psiquiatras, y eso es una burrada. Y el 70% de la población norteamericana también lo está.
– Me habla de Escandinavia cuando precisamente países como Suecia son paradigma del Estado de Bienestar…
– Precisamente por eso, porque son países en que les han dicho a los ciudadano que la vida no tiene por qué ser molesta. Si a usted le molesta incorporarse el lunes al trabajo pues tome una pastillita, hombre… Y no olvidemos que la molestia es muy importante. La experiencia de la vida no se obtiene por estar sentado en un sofá sino por estar trabajando.

En nuestra opinión, el abuso de los medicamentos y la automedicación en la sociedad occidental son idóneos para que las farmacéuticas puedan seguir aumentando sus beneficios. Las farmacéuticas tienen muchos medicamentos de utilidad dudosa o que, si bien sirven para aliviar alguna patología, no hacen sino perjudicar o desencadenar otras, como el controvertido medicamento para aliviar las molestias de la menopausia. Debemos ser nosotros los que, al igual que intentamos escapar del consumismo voraz e inútil, escapemos de las farmacéuticas y sus remedios milagrosos, que no hacen más que sacarnos el dinero y empeorar nuestra salud.

En lugar de tanto medicamento, existen remedios que mejorarán nuestra salud, nuestra piel y nuestro aspecto y estado general, como es la relajación, las infusiones naturales, los ejercicios para la piel mediante contrastes de frío-calor, el deporte, la alimentación equilibrada, el aire puro, los minutos de exposición diarios al sol y la vida tranquila sin estrés. Todo esto probablemente nos ahorrará un gasto innecesario y perjudicial en antidepresivos, ansiolíticos, antiácidos, analgésicos, sedantes, hipnóticos, vasodilatadores, antiinfecciosos, antisépticos, laxantes, antihistamínicos, antianémicos, antieméticos, antidiarreicos, antijaquecosos, anti…

3 Responses to “El fraude de los medicamentos”


  1. 1 Dark_eye 19 Jul 2008 a las 13:55

    Lo has clavado.
    LA depresión postvacacional, mira, hasta me sale marcada en rojo en el Firefox, jajaja.

    Por Dios, la gente lo que quiere es que ahora, todos los probelams se puedan resolver con pastillas.

  2. 2 Bruno 27 Ago 2008 a las 20:56

    Pues sí, lo has clavado!! Hace poco leí que la estrategia no sólo de las farmacéuticas en connivencia con los consorcios o colegios de Médicos es “crear nuevos nichos de mercado mediante la diversificación de nuevos y más definidos estados de enfermedad”.
    Esta frase, que me dejó estupefacto, revela la perversión de un sistema de salud que “crea nuevas enfermedades” y que lejos de ser “social” es ya, hace mucho tiempo, ultra-capitalista.
    Para el capitalismo voraz no existen las barreras morales sino que todos los medios que permitan aumentar el beneficio son válidos. En el caso de la medicina y la farmacéutica, el juramento Hipocrático se lo pasan por el arco de triunfo…
    [Hipócrates—->….Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del perjuicio y el terror….]

    En la actualidad, se trata de curar o se trata de mantenernos permanentemente “enfermos” ??

    También he escuchado hace poco que a mayor densidad de médicos por habitante, no aumenta la “salubridad” (como sería lógico esperar) sino que aumenta la proporción de enfermos con respecto a zonas con menor densidad de hospitales, consultas y médicos…

    Significa esto que ellos “no nos curan” ??
    Un poco atemorizador…

    Gracias por el artículo!

    Bruno

  3. 3 sergio 30 Oct 2009 a las 17:48

    Bueno, ya muchos lo sabemos.

    Estos medicos no curan… enferman.

    Necesitamos YA, una vuelta a la naturaleza, y productos NATURALES.

    En concreto las pastillas son mortales, doy fe.

    Sergio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Add to Technorati Favorites
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Archivos

Wikio – Top Blogs – Linux

Introduce tu dirección de email para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevos posts en tu email.

Únete a otros 390 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: